Cinco pasos básicos para saber cómo restaurar un mueble

Cinco pasos básicos para saber cómo restaurar un mueble

Restaurar un mueble - Terrassa

Restaurar un mueble – Terrassa

 

En casa muchas veces se acumulan muebles antiguos de los que estamos deseando deshacernos. No tienen espacio o han quedado obsoletos para los tiempos de modernización que corren hoy en día, y van en total desacuerdo con el resto de la decoración de la estancia. La solución, pero, no siempre tiene por qué ser ésta. El fin de un mueble que durante años nos ha sido útil para mil y una necesidades, no tiene por qué terminar en el contenedor hecho añicos, o a trozos como madera para la chimenea.

En Pinturas Varon Terrassa, creemos en la restauración de todos los muebles. Cualquier objeto de estas características puede pasar de ser una antigualla, a ser una obra de arte de valor incalculable personal, tras dedicarle un tiempo de tratamiento adecuado. Igual que las personas pasamos por peluquería y estética cuando queremos destacar, o un coche por el mecánico para pulir algún desajuste; un mueble puede tener el mismo camino a recorrer, o bien de manos de un profesional, o bien por las nuestras propias.

Ahora queremos contaros cuáles son los principales pasos para la restauración de un mueble. A veces, según que trabajo implicará mayor grado de técnica y profesionalidad, pero si empezáis por restaurar un mueble sencillo, veréis que poco a poco iréis adquiriendo conocimientos y práctica para perfeccionar vuestras habilidades como restauradores de muebles.

Paso 1 – Echarle un buen ojo a la pieza. Este es el primer paso obligarlo para comenzar a restaurar un mueble. Lo primero que debemos analizar es cómo es el mueble, su estilo, los detalles de decoración, su grado de deterioro… Este estudio previo nos ayudará a decidir cómo vamos a restaurarlo, y qué técnicas y materiales vamos a emplear para luego ir a buscar los materiales correctos que necesitemos.

Paso 2 – Limpiarlo y pulirlo antes. Una vez decidido qué haremos y cómo, toca eliminar la suciedad, impurezas e imperfecciones que el paso del tiempo ha provocado en la apariencia del mueble. Para ello, lo primero será eliminar el barniz, laca y pintura de él. Para hacerlo, tenemos dos modos. El clásico y más utilizado, lijando la madera con una lija, ya sea manual o eléctrica. Y por otro lado, existen hoy en día productos adecuados para este cometido: un producto decapante, que se puede encontrar sin ningún tipo de problema en cualquier tienda especializada.

Paso 3 – Restauración. En esta fase arreglamos el mueble en sí. Si hay partes deterioradas, desperfectos, puertas que les faltan bisagras, patas desencoladas, pintarlo, decorarlo… Cualquier impedimento que nos presente el mueble, esta es la fase en la que debemos encargarnos de solucionarlo.

Paso 4 – Un gesto para que dure. Hablamos de proteger el mueble antes de darle el toque final y para que su duración sea larga y no debamos restaurarlo a corto plazo. Hablaríamos, por ejemplo, de aplicar a la madera un tratamiento adecuado contra insectos, igualar el tono de la madera u oscurecerla, darle un último paso con la lija (si no hay pintura) para eliminar la rugosidad de la superficie, etc.

Paso 5 – Acabado final. En este punto final del proceso de restauración, emplearemos los productos como el barniz, la goma laca… que aportaran al mueble el aspecto bello y natural, a la vez que más resistente, que deseamos para nuestra nueva pieza de colección.

Leave a Reply

Your email address will not be published.